RADIO LA NEGRA TRANSMITE EN DIRECTO POR AIRE -FM 90.1 Mhz- y POR INTERNET
Radio La Negra .... sonidos populares e ideas libertarias ...

lunes, 13 de junio de 2016

EDITORIAL DE LA AGENCIA DE NOTICIAS PRENSA DEL PUEBLO Y LA AGRUPACIÓN ROJINEGRA

El Bolsón (ANPP).-¿Planificamos la Esperanza?

 “(...) quien se entrega a la tristeza, renuncia a la plenitud de la vida, y entregarse a la tristeza es quedar con la mirada fija en lo perdido y no poder ver lo que nace, lo que vive, lo que crece y que es antagónico a esa pérdida. La tarea es entonces planificar la esperanza. Es decir reconocer el valor subjetivo de los proyectos. Hay muchos que hoy, aunque sufran no se entregan a la tristeza y luchan para gestar y sostener para sí y para otros la esperanza(...)” E. Pichón Riviere, 1985

 “El arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. Los pueblos deprimidos no vencen. Por eso venimos a combatir por el país alegremente. Nada grande se puede hacer con la tristeza.”(A. Jauretche)

¿Cómo hacemos para planificar la esperanza?¿Cómo hacemos para surgir como pueblo?¿Cómo hacemos para ver por dónde hay otra opción?. Algunas reflexiones ante tanto embate del sistema, ante tanto bombardeo de cosas negativas que pasan, que nos hacen sentir angustiad@s e impotentes y no poder ver aunque sea una llamita. Ellos (los de arriba, el gobierno, los oligarcas, los capitalistas, el sistema), necesitan gente triste y paralizada, envían cuotas de sufrimiento constante para mantenernos deprimidos, haciéndonos creer que nuestro compañer@ es nuestra competencia, o incluso que debemos competir contra nosotr@s mism@s. También nos hacen creer que las marchas no sirven, que las manifestaciones populares son invisibles, que lo único que se ve es lo que muestran los medios de comunicación hegemónicos, que el éxito es individual, que tener es poder, que para sobrevivir hay que aplastar. Que el poder que está del otro lado es tan grande, que será imposible pensar en otro mundo más justo, más igualitario, más libre. La impotencia genera tristeza y cuando ésta se hace constante, se acarrea una mochila, que es difícil llevar a cuestas y que a veces se hace imposible, insoportable. Pero esta es una parte de la realidad, es decir, hay muchas formas de ver el mundo y de mirarlo. Una forma es percibirlo desde las sombras que nos proyectan los grandes medios, discursos oficiales, repetidos y reproducidos. Otra forma es “tomando conciencia”. Esto significa poder ver más allá de esas sombras proyectadas por otros (tal alegoría de la caverna de Platón) y empezar a ver con nuestros propios ojos. Aunque sin caer en la soberbia de que quienes nos decimos conscientes, sin cosas que trabajar, que ver, que estudiar. Pero por ahí está el camino. Camino difícil, lento, largo este de generar consciencia. Es decir, no desesperarse, no pensar que todo cambia de repente, o que porque gane una discusión en una asamblea, eso es los que todos van a creer y a sostener en el tiempo. No siempre fue así, no siempre en la historia fuimos minoría. Quizá hoy sí, en este contexto, somos minoría, quizá mañana no lo seamos. Esto tiene que estar en nuestro pensamiento, al igual que mantener una mente despierta y revolucionaria. Es decir ¿cómo me voy a levantar, a luchar contra algo que no existe, que no veo, que no percibo?. Y por ahí vamos. Los esclavos contemporáneos no somos conscientes de que lo somos, estamos llenos de placebos que alivian el dolor o nos zambullen en un sopor de anestesia. Cuando nos despertamos de esos estados, creemos que esta realidad es la única posible, que sólo debemos cuidar a los nuestros, a nuestra quintita, que se puede sólo, que el otro es un competidor y hay que eliminarlo o callarlo. Entonces volvemos a la idea de tomar consciencia. No cómo algo abstracto, sino como algo que surge de la acción y tiene su vuelta en la teoría, en la reflexión y en el pensamiento. Para terminar, así como tomamos a Pichón Riviere, gran luchador en contra del “padecimiento humano”, quien descubrió que para curarse de esa depresión, las personas tenían que luchar contra las causas mismas que la generaban, ser crítico y adaptarse activamente a esta sociedad, también tomamos el pensamiento de Jauretche que habla de combatir con alegría ante los enemigos que quieren desmoralizarnos. Por eso, hoy más que nunca organicémonos por la esperanza, acompañémonos en la lucha, no nos dejemos caer, no seamos individualistas, dejemos nuestros egos para el sistema, sintámonos un par con el otro y con la otra. Construyamos, vivamos, puteemos, riámonos, comprometámonos, sintamos. Seamos la chispa, que encenderá la llama.
RADIO LA NEGRA - sonidos populares e ideas libertarias